Blockchain. El internet de los activos y bienes.

La tecnología que quizás tenga el mayor impacto en las proximas decadas ha llegado, y no serán ni las redes sociales, tampoco lo será el big data, ni siquiera la robótica o la  inteligencia artificial.Te sorprenderá saber que se trata de la tecnología que subyace de las divisas digitales como Bitcoin y se llama blockchain o de su traducción al español “cadena de bloques”. Blockchain será la próxima generación de internet aunque todavía es un diamante en bruto para los negocio, la sociedad y para cada uno de nosotros.

En las últimas décadas, hemos tenido lo que se denomina el internet de la información, actualmente cuando enviamos un correo electrónico o un archivo de PowerPoint o algún otro documento parecido en realidad no enviamos el original, sino que enviamos una copia del mismo y esto debe ser así y es estupendo. La información ha dejado de ser propietaria de unos pocos para ser libre y accesible para todos.

Pero cuando hablamos de activos, como el dinero, acciones, bonos, puntos de fidelidad, propiedad intelectual, música, arte, un voto,  la cosa cambia, enviar una copia es una muy mala idea. Pongo un ejemplo, si yo te envió 25€, es muy importante que no siga teniendo el dinero y que no pueda volver a enviar esos 25€ a otra persona. Este problema se ha denominado  el “doble gasto” por los criptógrafos desde hace mucho tiempo.

Hoy nos basamos completamente en grandes intermediarios como lo son los bancos, el gobierno, grandes compañías de medios sociales, compañías de tarjetas de crédito, etc… para establecer la confianza en nuestra economía. Estos intermediarios se encargan de realizar la lógica de negocio y de transacciones de todo tipo de comercio, de autentificación, identificación de personas,  mediante compensación, liquidación y mantenimiento de registros y, en general, lo hacen bastante bien hoy en dia. Pero estos intermediarios tienen problemas que van creciendo…para empezar, están centralizados, es decir, pueden ser pirateados y cada vez lo son más, la noticia de Telefónica es un claro ejemplo,  como también lo son LinkedIn entre otros que a través de la fuerza bruta han sido hackeados. Estos intermediarios también son excluyentes y excluyen a miles de millones de personas de la economía mundial, como por ejemplo a las personas con poco recursos económicos que no pueden tener una cuenta corriente o tarjeta de crédito. Además, frenan las cosas. En un segundo un correo electrónico da la vuelta al mundo, pero cuando realizamos una transacción puede demorar horas o días e incluso semanas si se realiza a otros países y por supuesto cobran una parte por realizar las gestión. Y por último, toman nuestros datos como suyos, y al final somos “customer” de nuestros propios datos y no podemos monetizarlos, ni usarlos para administrar mejor nuestras vidas. En conclusión, se han apropiado de la generosidad de la era digital asimétricamente. La sociedad y sus individuos tienen la capacidad de crear riqueza, pero con creciente desigualdad social.

¿Y si no existiera solo una internet de la información?

¿Y si además existiera una internet de los activos, una internet del valor de la cosas, una internet de las propiedades…como si de un gran libro distribuido, global, del que no es propietario nadie y que además se ejecuta en millones de computadoras alrededor del mundo y que está disponible para todos? En ese gran libro de activos, como lo son el dinero y los bonos hasta la música y el arte podría almacenarse, moverse, tramitarse, intercambiarse y manejarse sin intermediarios poderosos.

En 2008, la industria financiera colapsó,y, quizás de manera propicia, una persona llamada Satoshi Nakamoto, o varias personas, crearon un documento donde desarrollaron un protocolo para un dinero digital que usa una criptodivisa subyacente llamada Bitcoin. Esta criptodivisa permite establecer confianza y hacer transacciones sin una tercera parte, sin intermediarios y esto ha originado una chispa que ha encendido el mundo de las finanzas y tiene a todos interesados, ya sea por temor a lo que pudiera pasar o por otro tipo de interés, no lo sabemos. Pero lo realmente aquí interesante es la tecnología que controla todo eso y que está detrás, Blockchain. Por primera vez en la historia, las personas de todos lados del mundo pueden confiar unas en otras y hacer transacciones y esa confianza no es establecida por una gran institución sino que ha sido generada, mediante criptografía y código inteligente.

¿Cómo funciona todo esto?

Los activos digitales como el dinero, la música y todo lo demás, no se almacenan en un lugar central, sino que se distribuye en un libro mayor global, usando el nivel más alto de criptografía. Cuando se realiza una transacción, se registra a nivel mundial, a través de millones y millones de computadoras. Cada 10 minutos, se crea un bloque nuevo, con todas las transacciones de los últimos 10 minutos. Este trabajo es realizado por los denominados mineros, son personas con la capacidad de grandes cálculos de cómputo que se encargar de escribir y crear ese bloque de manera anónima por una pequeña comisión. También son los encargados de averiguar la verdad y validar el bloque.

Lo importante de todo esto es que ese nuevo bloque se vincula con el bloque anterior, y ese con su bloque anterior, para crear una cadena de bloques, recibiendo todos una marca de tiempo, por lo que, si quisiéramos piratear el bloque y, pagar a dos personas con el mismo dinero, tendríamos que piratear ese bloque, y todos los bloques anteriores, no solo en una computadora sino en millones de computadoras, de forma simultánea…todo esto es infinitamente más seguro que los sistemas informáticos que tenemos hoy en día.

¿Quién está utilizando esto?

Además de Bitcoin, el canadiense Vitalik Buterin desarrolló la cadena de bloques Ethereum, tiene 23 años, y esta cadena de bloques tiene algunas capacidades extraordinarias. Una de ellas es, que permite crear contratos inteligentes, un smart contract, es un contrato que se auto-ejecuta; el contrato se encarga de la ejecución, la gestión, el desempeño y el pago, de acuerdos entre las personas. Hoy, en la cadena de bloques Ethereum, hay proyectos en marcha para hacer de todo, desde crear un nuevo reemplazo para el mercado de valores, hasta crear un nuevo modelo de democracia, en el que los políticos son responsables ante los ciudadanos.

¿Que trae blockchain para el futuro?

Prosperidad: La primera era de internet, nos trajo riqueza pero no una prosperidad compartida, porque la desigualdad social va en aumento. El enfoque actual del problema de la desigualdad, es la redistribución de la riqueza, a través de impuestos, tasas, etc… y si, ¿pre-distribuimos la riqueza a través de blockchain?

Blockchain ha llegado para quedarse y ser el punto de inflexión en la historia de la sociedad actual.

Detalles

Categoria

blockchain tecnologia

Tags

Fecha

Autor

Dejar comentario

Comentarios recientes